Tras las rejas



Recientemente nos permitieron regresar al plantel escolar que está junto a la compañía de servicio de almacenaje fiscal pues este tuvo que ser evacuado dado que sufrió algunas afectaciones provocadas por el sismo del pasado mes de septiembre, el director escolar decidió que no pondría en riesgo a ningún estudiante puesto que es responsable de la institución, él es una persona seria y comprometida con su labor, de modo que trató de dar la mejor solución pero en ese momento el gobierno solo le proporciono las aulas provisionales de las que disponía para que siguiéramos tomando clases.

Nunca imagine que llegaría a decir que extrañaba mi escuela pues durante los meses en que no dieron clases el tiempo era eterno encerrada en casa sin dedicarme a nada pues mi madre estaba extremadamente espantada por lo tanto casi no me permitía salir de casa, entonces ni pensar en salir con mis amigos a ningún sitio, por lo que sentía que me tenía secuestrada en mi propia casa durante los primeros días posteriores a la tragedia ni a la tienda de la esquina salía, era como estar recluida en un centro de readaptación social, antes de ese suceso yo decía que la escuela era como una cárcel pero no; por lo cual me atrevería a comparar a mi mamá con un celador pues pensé que jamás me iba a dejar volver a la escuela. Entiendo la preocupación y miedo que le daba pensar en pasar nuevamente por otro susto como este pues cuando sucedió el sismo me encontraba de camino a casa, pero yo extrañaba mucho mi rutina, mi vida, quería que todo volviera a ser como antes y eso no sucedería pronto.

Después de dos largos meses nos citaron por medio de internet en la nueva sede educativa cita a la cual tuve que asistir acompañada de mi madre, esta fue para informarnos que solo podríamos ir dos días a la semana a clases dado que el espacio y las aulas no eran suficientes de modo que era imposible albergar a todos los estudiantes al mismo tiempo por ello nos proporcionaron un folleto con la información correspondiente además nos indicaron puntualmente acerca del procedimiento bajo el cual seriamos evaluados, disponíamos de poco tiempo para ver los temas faltantes, entonces pensé que no podía ser más injusta la situación puesto que dieron la opción de no asistir a clases en la sede alterna y ser evaluados entregando trabajos y proyectos vía redes sociales mi mamá quería que tomara esa opción, pero recordé los anteriores días en casa e hice todo por convencerla incluso le dije que sería muy complicado aprender sola sin el apoyo de mis maestros y finalmente accedió, me alegre mucho por volver a clases.

Al entrar a la escuela lo primero que note es que dentro de la instalación escolar se encontraban algunas personas que portaban un uniforme llamativo en el cual se apreciaba un slogan que decía fabricantes de estructuras metálicas supongo que ellos fueron los encargados de colocar varias de ellas en los muros de los salones y edificios que le proporcionan una extraña vista, pero sin duda les proveen de la resistencia necesaria para evitar daños en su estructura.

Poco a poco ha ido regresando todo a la normalidad en casa y también en la escuela, quiero agradecer al Licenciado Salvador Director escolar puesto que literalmente me salvo de sufrir por estar confinada en casa al lado de mi mamá a quien amo pero debo decir que ella me traumo más que el mismo terremoto, adoro mi escuela y todos los días voy con mucho gusto me esfuerzo mucho más que antes por cumplir con mis deberes pues ahora tengo mejores calificaciones, Colegio de Bachilleres te extrañe tanto gracias por continuar de pie. (FUENTE: Gobierno de México)

MULTIMEDIA YOUTUBE: Univisión y Fejevi Fejevi 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares